Nuestro Tribunal

 

Certeza y garantía a tu voto

Gracias por visitar la página del Tribunal Electoral de la Ciudad de México, órgano autónomo que brinda certeza y garantía a tu voto.

Somos una institución firme, transparente y comprometida con la democracia, que atiende los medios de impugnación en materia electoral y de participación ciudadana. Asimismo, protegemos los derechos de las y los integrantes de los partidos y asociaciones políticas, y los derechos político-electorales de los ciudadanos y ciudadanas.

Con esa visión, nos preparamos para los próximos procesos electorales y nos comprometemos a resolver, en tiempo y forma, todas las impugnaciones relacionadas con estos.

Conscientes de que una comunicación directa con la ciudadanía ayudará a cumplir nuestros objetivos, nos hemos empeñado en reforzar el uso de las plataformas relacionadas con la tecnología de la información, por lo que te invitamos a visitar nuestras redes sociales (En Twitter@TECDMX En FacebookTribunal Electoral de la Ciudad de México).


 

Antecedentes del Tribunal Electoral de la Ciudad de México

 

1996

A la ciudadanía del Distrito Federal se le reconoció el derecho a elegir a sus representantes y gobernantes a nivel local, mediante el voto universal, libre, directo y secreto. A partir del reconocimiento de este derecho, se debía otorgar certeza jurídica con los principios rectores de un proceso electoral: legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia. Para garantizarlo, tuvieron que hacerse algunas modificaciones en la naturaleza jurídica, la estructura y las atribuciones del gobierno local.

1997

Se reformó el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, adicionando un título sexto referente a las autoridades electorales. En el capítulo IV se estableció lo relativo a la integración, organización y funcionamiento del Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF).

1999

El 29 de enero, con la presencia de 9 Magistraturas (cinco Numerarias y cuatro Supernumerarias), se llevó a cabo la Sesión Pública de instalación del TEDF, máxima autoridad jurisdiccional local en materia electoral.

Magistrados Numerarios:
  •  Raciel Garrido Maldonado (como Presidente)
  •  Estuardo Mario Bermúdez Molina
  •  Juan Martínez Veloz
  •  Hermilo Herrejón Silva
  •  Rodolfo Terrazas Salgado
Magistrados Supernumerarios:
  •  Pedro Rivas Monroy
  •  David Vega Vera
  •  Carlos César Cárdenas Márquez
  •  Anastasio Cortés Galindo

Al presentar David Vega Vera la declinación al cargo, se nombró en su lugar a María del Pilar Hernández Martínez.

2005

Se sustituyó la figura de las y los Magistrados Numerarios y Supernumerarios por la de Magistradas y Magistrados Electorales.

2007

Se instaló formalmente el Pleno del TEDF con su nueva integración:

Magistradas y Magistrados propietarios:
  • Miguel Covián Andrade (como Presidente)
  • Alejandro Delint García
  • Armando Ismael Maitret Hernández
  • Adolfo Riva Palacio Neri
  • Darío Velasco Gutiérrez
Magistrada y Magistrados suplentes:
  • Miguel Ángel López Mastache
  • Rafael Elizondo Gasperín
  • Norka Cristina López Zamarrita

 

2008

El 1 de febrero de 2008 se designó al Magistrado Adolfo Riva Palacio Neri como nuevo Presidente de este Tribunal.

 

2011

El 14 de enero se nombra a Aidé Macedo Barceinas como la quinta Magistrada del Tribunal Electoral del Distrito Federal, que ocuparía la Magistratura dejada por Miguel Covián Andrade.

El martes 18 de enero se reeligió por unanimidad a Adolfo Riva Palacio Neri como Magistrado Presidente del TEDF.

 

2012

El 8 de mayo, el Pleno del TEDF eligió a Alejandro Delint García como Magistrado Presidente.

 

2013

El 24 de octubre la Asamblea Legislativa designó a María del Carmen Carreón Castro como Magistrada Electoral del TEDF (en sustitución de la vacante del Magistrado Armando Ismael Maitret Hernández).

 

2014

Se otorgó al Senado de la República la facultad de designar a las y los Magistrados Electorales.

La Cámara de Senadores nombró como Magistradas y Magistrados del TEDF a:

  • María del Carmen Carreón Castro
  • Gabriela Eugenia del Valle Pérez
  • Gustavo Anzaldo Hernández
  • Eduardo Arana Miraval
  • Armando Hernández Cruz (Presidente)

El Magistrado Armando Hernández Cruz fue elegido Presidente del TEDF para el periodo del 14 de octubre de 2014 al 13 de octubre de 2018.

 

2016

La Cámara de Senadores designó a Martha Alejandra Chávez Camarena como nueva Magistrada Electoral del TEDF (en sustitución de Gabriela Eugenia del Valle Pérez).

 

2017

Con la promulgación de la Constitución Política de la Ciudad de México y las reformas a la Constitución Federal, la denominación del Órgano Jurisdiccional cambió de Tribunal Electoral del Distrito Federal a Tribunal Electoral de la Ciudad de México (TECDMX).

El Senado de la República eligió a Martha Leticia Mercado Ramírez como nueva Magistrada Electoral del TECDMX (en sustitución de Carmen Carreón Castro).

Unos meses más adelante, el propio Senado designó a Juan Carlos Sánchez León como Magistrado Electoral (en sustitución de Eduardo Arana Miraval).

 

2018

Por unanimidad del Pleno, el 12 de octubre se eligió a Gustavo Anzaldo Hernández como Magistrado Presidente del TECDMX para el periodo del 14 de octubre al 7 de octubre de 2021.

2019

Con fecha 24 de octubre de 2019, el Senado de la República designó a Armando Ambriz Hernández como Magistrado Electoral para el periodo 2019 – 2026 (en sustitución de Armando Hernández Cruz).


 

Filosofía Institucional

Misión

Fortalecer la cultura democrática en la Ciudad de México; impartir justicia electoral; garantizar el apego a la legalidad, la transparencia en materia electoral y laboral; así como la rendición de cuentas; actualizar y complementar nuestra normatividad; y elevar la eficiencia de nuestros procesos jurisdiccionales y administrativos adoptando el uso de la tecnología más avanzada.

Establecer un programa de trabajo de largo plazo que permita al Tribunal alcanzar su Visión.

Difundir entre todas las personas servidoras públicas del Tribunal el programa de trabajo de largo plazo, haciendo hincapié en que los proyectos contenidos en dicho programa son adicionales a los proyectos que se han presentado hasta ahora en el Programa Operativo Anual.

Difundir entre todas las personas servidoras públicas los Valores y Principios Éticos del Tribunal.

Los proyectos del programa de trabajo de largo plazo deberán señalar a una persona responsable de su ejecución y tiempos específicos para la realización del proyecto.

Analizar y adecuar la estructura orgánica del Tribunal a fin de que responda de manera más eficiente a las tareas que tiene encomendadas; y proponer un nuevo catálogo de puestos y un nuevo tabulador que elimine las limitaciones que tienen los actuales.

Establecer la lista de manuales de procedimientos y sistemas automatizados.

Establecer los mecanismos necesarios para promover e incentivar a las personas servidoras públicas que se destaquen por su desempeño, implementando procedimientos de evaluación.

Establecer programas y llevar al cabo acciones dirigidas a mejorar el ambiente de trabajo.

Diseñar e implementar sistemas de información ejecutiva para las y los integrantes del Pleno en materia de presupuesto, ejercicio presupuestal y estados financieros.

Reforzar y documentar los sistemas de seguimiento del cumplimiento de las metas establecidas en el Programa Operativo Anual.

Diseñar e implementar un curso de inducción que deberán cubrir todas las personas servidoras públicas del Tribunal, tanto actuales como de nuevo ingreso.

Establecer las reglas generales y procedimientos que deberán seguir las y los integrantes del Pleno y quien ocupe la Presidencia del Tribunal en materia de decisiones de carácter administrativo.

Terminar la implantación de los sistemas de nómina, contabilidad y ejercicio presupuestal.

Revisar el programa informático del Tribunal dando prioridad al análisis y desarrollo de sistemas automatizados tanto para las actividades jurisdiccionales como las administrativas.

Plantear la imagen que debe tener el Tribunal hacia el interior y hacia el exterior, y desarrollar un programa de trabajo que permita alcanzar dicha imagen.


 

Valores y Principios Éticos

1. Eficiencia

Es el logro de las metas y objetivos con la menor cantidad de recursos. Realizar con destreza, oportunidad y atingencia las tareas de su competencia. Tener capacidad, idoneidad y disposición necesarias para el buen ejercicio del cargo que se desempeña.

2. Ejercicio adecuado del cargo

Las personas servidoras públicas, mediante el uso de su cargo, no deben obtener ni procurar beneficios o ventajas indebidas, para sí o para otras personas. Asimismo, con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones, se abstendrán de adoptar represalias en contra de las personas subalternas y no ejercerá coacción de ningún tipo en contra de personas servidoras públicas u otras.

3. Excelencia

Todas las personas servidoras públicas deberán esforzarse en el ejercicio de su función y perfeccionarse cada día, mostrando en todo momento la calidad en el trabajo desempeñado, resaltando la eficacia y la eficiencia en la función desarrollada por el ejercicio de su cargo. Orientar permanentemente su actuación con apego a la ley. Lograr la confianza y el respeto de la sociedad que merece el resultado de un trabajo dedicado, responsable y honesto. Actuar de manera tal que su comportamiento sea congruente con la dignidad del cargo y función que desempeña. Reconocer debilidades y capacidades en su actuación. Evitar actos de ostentación que vayan en demérito de la respetabilidad de su cargo.

4. Honestidad y Honradez

Las personas servidoras públicas deben actuar en cualquier momento con la máxima rectitud, sin pretender, ni obtener provecho o ventaja por sí o por interpósita persona, derivada de sus funciones. De igual forma, ninguna persona servidora pública deberá aceptar compensaciones o prestaciones de cualquier persona que puedan comprometer su desempeño como persona servidora pública o que provoquen su actuar con falta de ética en sus responsabilidades y obligaciones.

5. Lealtad Institucional

Las personas servidoras públicas deberán desempeñar sus atribuciones y actividades con pleno apego al marco legal y velando en todo momento por el adecuado desarrollo de las actividades del Tribunal, con independencia de quien los haya propuesto o designado; es decir, toda persona servidora acepta los vínculos implícitos en su adhesión a la Institución a la que pertenece, de tal modo que con dicha actitud refuerza y protege, en su trabajo cotidiano, el conjunto de valores que la lealtad institucional representa.

6. Profesionalismo

Toda persona servidora pública deberá: abstenerse de cualquier acto que pueda mermar la respetabilidad propia de su cargo, tanto en el ámbito público como en el privado; asumir responsable y valerosamente las consecuencias de sus decisiones; aceptar sus errores y aprender de ellos para mejorar su desempeño; guardar absoluta reserva sobre los asuntos del Tribunal; llevar a cabo por sí mismo las funciones inherentes e indelegables de su cargo; administrar y utilizar con racionalidad, diligencia, esmero y eficacia los recursos y bienes del Tribunal; cumplir con sus obligaciones; cumplir con sus deberes de manera ejemplar para que las personas servidoras públicas a su cargo lo hagan de la misma manera en quienes les correspondan; actualizar permanentemente sus conocimientos; y analizar exhaustiva y acuciosamente los asuntos en los que deba intervenir.

7. Prudencia

Toda persona servidora pública debe obrar con sensatez para formar juicio y tacto para hablar, y conducirse con respeto, cortesía y urbanidad en el desarrollo de sus funciones; evitar actitudes que denoten alarde de poder o prepotencia; y actuar con respeto, consideración, comprensión y paciencia hacia las personas con quienes tenga relación en el desempeño de sus funciones.

8. Responsabilidad

Es la capacidad de todas las personas servidoras públicas de cumplir con sus deberes y de reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente; es decir, de asumir plenamente las consecuencias de sus actos, resultado de las decisiones que tomen.

9. Templanza

Todas las personas servidoras públicas debe desarrollar sus funciones con respeto y sobriedad, usando las prerrogativas inherentes a su cargo y los medios de que dispone únicamente para el cumplimiento de sus funciones y deberes.

10. Transparencia

Todas las personas servidoras públicas deben ajustar su conducta al derecho que tiene la sociedad de estar informada sobre la actividad del Tribunal y expresarse con la verdad tanto en los informes que rindan o proporcionen, como en sus relaciones con las y los gobernados o con las personas superiores, pares y subordinadas.

11. Probidad

Toda persona servidora pública deberá abstenerse de difundir o utilizar en beneficio propio o de terceros o para fines ajenos al servicio, información de la que tenga conocimiento con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones y que no esté destinada para su difusión.

12. Uso adecuado de los bienes y recursos

Toda persona servidora pública debe: proteger y conservar los bienes que se le asignen; utilizar los que le fueran asignados para el desempeño de sus funciones de manera racional, evitando su abuso, derroche o desaprovechamiento; y utilizarlos exclusivamente para los fines a que estén afectos, sin que pueda emplearlos o permitir que otras personas lo hagan para fines particulares o propósitos que no sean aquellos para los cuales hubieran sido específicamente destinados.

13. Uso adecuado del tiempo de trabajo

Toda persona servidora pública debe usar el tiempo oficial en un esfuerzo responsable para cumplir con sus quehaceres, desempeñando sus funciones de una manera eficiente y eficaz y velar para que sus personas subordinadas actúen de la misma forma.